Quimi Portet

[Discografía] [Conciertos] [Prensa recortada] [Se fueron] [Imprenta]
Quimi Portet nació en la ciudad de Vic, Barcelona. Sus primeros contactos con el mundo del espectáculo hace falta ir a buscarlos en el interior de un teatro de marionetas que se instala cada año en Vic durante las fiestas mayores. De tanto concentrarse en las evoluciones de los muñecos, a Quimi se le desorbitaban los ojos y soñaba que cuando fuera mayor llegaría a ser un de aquellos personajes, y que actuaría con otros protagonistas inventados por el. Lo peor era cuando se acababa la función y tenía que volver a la cruda realidad. Por suerte, el día siguiente le acompañaban otra vez a la carpa mágica.

A los siete años debutó tocando la guitarra en una fiesta familiar, y a los diez años ingresó en una tuna escolar. Estaba encabezonado en llegar a ser "guitarrista de un conjunto". Sus familiares exclamaban: "Este niño será un Beatle".

A pesar de confesarse técnicamente agnóstico, la verdad es que Quimi también fue escolapio en el santuario pirinenco de Nuria, a cambio de poder esquiar gratis en las pistas del valle con los chicos de la federación catalana de esquí.

Para Quimi, la radio era "el enemigo en casa, la banda sonora de un mundo sórdido i cutre". En cambio llegaba a entusiasmarse con algunos programas de televisión, especialmente con "Rintintin" y "Viaje al fondo del mar". Telefilms aparte, Portet escuchaba con mucha atención los dicos que compraba su madre: Wilson Pickett, Aretha Franklin, y los artistas de la colección "Hit & Soul" de Atlantic Records, además de los Rolling Stones y The Beatles. En audiciones caseras particulares, jugaba a imitar a los fans que aparecían en la tele y se estiraba los pelos.

La infancia de Quimi se caracterizó por los vaivenes geográficos. Alternó Vic con el pueblo de Centelles, el barrio barcelonés de Guinardó, o Taradell, un alegre centro de veraneo de la comarca de Osona. Recordando los dias felices pasados en este último sitio, asegura que desde entonces tiene voación de veraneante: "Tal i como dice Lluís Massana, hemos venido a este mundo a veranear".

Sus héroes infantiles eran "Pepe Gotera y Otilio", el "Botones Sacarino", "Mortadelo y Filemón", los "Inquilinos del 13 Rue del Percebe", "Rompetechos", los personajes del dibujante Coll, y toda la fauna de las revistas de "Pulgarcito", "Pumby", "Din-Dan" y "Tio-Vivo".

Durante su adolescencia Quimi sólo parecían interesarle las motos. De hecho, praticó motocross y realizó viajes en una Gilera 49 i, más tarde, en una Ducatti 250. Cuando se quedó sin máquina por problemas económicos, decidió ser músico, "que era la segunda cosa que más le gustaba en este mundo". Comenzó tocando una guitarra española con las cuerdas metálicas. Hasta que un colega le prestó la primera guitarra eléctrica.

Un poco más tarde, Quimi asistió a los primeros conciertos de los grupos que actuaban en Barcelona, destacando entre ellos el de Santana. Pero si alguno l dejó maravillado en el escenario, ese fue, sin duda, Sisa. Para Quimi "Sisa era sublime. No me importaba tener que hacer algunos kilómetros para verlo actuar". También le fascinaban Las Grecas.

En 1976 formó, con otros músicos, el grupo Kilimanjaro's, una banda que alegró las fiestas de las jóvenes generaciones en la comarca de Osona.

Aprovechando su paso por las aulas del Instituto de Vic, donde hizo el COU, Quimi escribió "La biblia de las aves", una voluminosa obra de literatura menor, compuesta por un conglomerado de prosa, teatro, poesía y aforismos diversos, con ligeras influencias de la cultura pop, el surrealismo, la filosofía zen y el ideario dadá. Uno de sus pensamientos proclamaba entonces que "toda literatura es una onomatopeya del ruido que hace el hombre cuando escribe".

En 1979 creó el grupo The Dumpers, una poderosa banda de hard-rock de la que también formaba parte el excelente volista australiano Rodney Reay. En 1980, Quimi formó Kul de Mandril, un trio que actuó en los años 80 y 81.

Durante todo este tiempo, Quimi sobrevivió económicamente trabajando de soldador, cogiendo patatas, dirigiendo el esperpéntico programa de Osona Radio "Manos Arriba", o repartiendo toallas en una furgoneta.

Resume su paso por esta constelación de conjuntos musicales diciendo "siempre es mejor un buen grupo con músicos mediocres, que una banda mediocre con buenos músicos". Y rememora el recuerdo dejado por el Gato Pérez, que en este período de vacas flacas animaba constantemente a Quimi a no abandonar su propósito de abrirse camino en el rocambolesco mundo de la música.

En 1981 conoció a Manolo García y se incorporó como guitarrista de Los Rápidos. A pesar de las buenas críticas y de tener bastantes seguidores, lo cierto es que la economía de Los Rápidos no funcionba. Después de intentar sin ningún éxito registrar un segundo disco, se les acabó la paciencia, y Los Rápidos decidieron disolverse.

Disueltos Los Rápidos, Quimi y Antonio Fidel empezaron a hacer canciones como Los Burros. Su principal éxito, según Quimi, era "una versión burra de la famosa canción popular Frêre Jacques. Esa era la que más nos gustaba. También cantábamos Huesos y alguna otra extravagancia como Bambarieri, una curiosa pieza que cantábamos en un idioma inexistente".

Al cabo de poco Manolo García ocupó el puesto de cantante, mientras Fidel pasaba a dedicarse a otras ocupaciones y entraban en Los Burros otros músicos. Después de unos cuantos bolos en el Karma y el Boira, grabaron un disco, Rebuznos de amor, y continuaron con sus conciertos, con éxito irregular. Los conciertos que ofrecían iban acompañados de una inaudita puesta en escena a base de telas de plástico, bidones a modo de tambores, vistosas explosiones de polvos de talco y guerras de humos de colores.

En 1985 la aventura de Los Burros se convirtió en El Último de la Fila. Quimi Portet y Manolo García iniciaron una nueva etapa en su carrera artística. Ese mismo año, después de esforzarse por encontrar una compañía discográfica que les hiciera caso, aparecía 'Cuando la pobreza entra por la puerta, el amor salta por la ventana' y el año siguiente 'Enemigos de lo ajeno'.

A partir de ahí, y hasta 1996 empezó el no-parar: cinco discos más como El Último de la Fila ('Nuevas Mezclas', 'Como la cabeza al sombrero', 'Nuevo pequeño catálogo de seres y estares', 'Astronomía razonable', 'La rebelión de los hombres-rana'); otro disco como Los Burros, 'Jamón de burro', en 1987; un disco en solitario de Quimi, 'Persones estranyes', también en 1987; y varias giras por todo el Estado (largas, exitosas y llenas de actividad).

Persones estranyes, que fue compuesto, grabado y mezclado en 15 días, contenía diez canciones en catalán y dos instrumentales. Quimi cantó y tocó varios instrumentos, Antonio Fidel el bajo y Ángel Celada la batería. El disco fue producido por el mismo Quimi y Manolo García. Sin embargo, Quimi no realizó ningún concierto de presentación ni apenas ninguna actividad promocional, pues el trabajo con El Último de la Fila era, en esos momentos, muy absorbente.

En abril de 1996 terminaba la última gira de El Último de la Fila. Después de un pequeño descanso, Portet volvió a volcarse en "la segunda cosa que más le gusta del mundo", es decir hacer música. Los doce temas, incluido uno instrumental, que componen 'Hoquei sobre pedres', publicado a finales de septiembre de 1997, fueron el resultado de unos cuantos meses de intenso y animado trabajo de estudio, y fue muy bien recibido y valorado por la crítica.

Por ejemplo, para Lluís Gendrau, de l'Enderrock, se trata de "un disco genial creado por un genio de la música. En él se refleja ternura y melancolía: sensibilidad. Un disco lleno de sentimientos".

Hoquei sobre pedres recibió el Premio Enderrock de la Crítica al mejor disco en catalán de 1997, y en octubre de 1998 el Altaveu de Sant Boi en su X edición, destacó la calidad artística del disco concediendo a Portet uno de sus premios.

En mayo de 1999, Quimi Portet publica 'Cançoner electromagnètic', un tercer disco en catalán que es, en cierto sentido, el primero de su carrera en solitario, pues ahora ya no existe El Último de la Fila y, por lo tanto, tampoco hay proyectos paralelos. Portet ha compuesto todos los temas, grabado, producido y mezclado el disco, pone la voz y también toca todos los instrumentos. El disco está formado por 16 temas, uno de los cuales es instrumental. El primer anuncio de su disco aparece en la pagina web www.quimiportet.com, inaugurada con el estreno de un tema del nuevo disco, 'Insectes dissecats / Insectos disecados', un mes y medio antes de salir el álbum a la venta. En esta pàgina se pueden encontrar, entre muchas otras cosas, las traducciones al castellano y al inglés de todas las letras, así como fragmentos en audio de algunas canciones y un concurso mensual. Desde septiembre de 1999 hasta principios del 2000, Portet presentó su disco en directo.

Dos años después ve la luz 'Acadèmia dels somnis', un disco en que se aparta del desplegamientos tecnológico del anterior trabajo y explora un ámbito mucho más emocional con una estética decidamente clásica. En este disco comienza a sobresalir la ironía, un elemento que será clave en el trabajo de Portet, de ahora en adelante. Como en discos anteriores, controla con mano de hierro el resultado: compone, graba, produce y lo mezcla, acompañado de amigos invitados como Antonio Fidel, Juan Carlos García, Pau Donés, Adrià Puntí y Ángel Celada.

Ese tono irónico y melancólico también se confirma en 'La tierra es plana', su disco de 2004, en el que destaca el tema que le da título, así como la brillante letanía antropológica 'Francesc Pujols', homenaje al filósofo y humorista heterodoxo, y por 'Rius de Babylon', una delirante versión del clásico de Boney M. que interpreta Albert Pla. La gira la realiza con Antonio Fidel al bajo, Jordi Busquets a la guitarra y Xarli Oliver tras las baquetas.

En la misma línea poetico-irónica aparece 'Matem els dimarts i els divendres' en 2007, en el que el cantautor catalán se adentra en sus tendencias mas tribales. La tristeza y el humor, la oscuridad y la luz, se trenzan imperceptiblemente para crear paisajes sonoros absolutamente originales como en 'Paisatge amb anxova', 'La cuixa y l'ala', 'Hostessa' o 'Progresso adequadament'.

Dos años después, en 2009 y a los catorce de haberse iniciado en solitario, ve la luz 'Viatge a Montserrat', sorprendiendo con unos textos mas emocionales que nunca, y una estética musical elaborada, luminosa e intensa, muy alejada de lo que había hecho anteriormente. Bajo la apariencia de un falso costumbrismo, los temas universales de la música explotan en este disco. 'Homes i dones del cap dret', 'Dorm', 'Quitèria' o 'Pasturarem entre els lliris' son considerados como algunas de las mejores composiciiones de su carrera musical. El disco y los conciertos de presentación del mismo le valen el "Premio al artista del año", otorgado por la revista Enderrock. Precisamente la gira de 'Viatge a Montserrat' se convirtió en la más intensa y multitudinaria de cuantas había protagonizado hasta el momento.

'Oh my love' aparece en 2012 como su octavo disco. Grabado en Cosmonàutica Comas y Music Lan, en principio el trabajo está pensado para ser un disco en el que el propio Quimi lo toque practicamente todo, como en los tres precedentes, pero en las sesiones de Music Lan se añade la base rítmica y el material comienza a derivar hacia un sonido mucho mas articular y cercano al de los escenarios. Estéticamente, el disco es de un eclecticismo extremo y está impregnado de sonoridades y ambientes de muchas etapas de la música popular contemporánea.

La personalidad musical de Portet le ha llevado a menudo hacia el mundo de la producción artística de trabajos de músicos amigos. De esta manera, ha producido, entre otros, todos los álbums de Adrià Puntí, cuatro de Albert Pla y uno de Gerard Quintana.

Quimi Portet también ha compusto diversas bandas sonoras para contenidos audiovisuales. Entre ellas destacan la música de la exitosa serie de televisión producida por El Terrat, 'Plats bruts' (1999); la del documental 'Cinema Dalí' (2004) que fue finalista de los premios Emmy y, parcialmente, la de 'Querida Doña Elena (2009). Su tema 'Música per a cremar autobusos' se convirtió en 2010 en la sintonía del programa "Bestiari Il·lustrat" del Canal 33.



Redacción NO80s
(Aportaciones: quimiportet.com)

No hay comentarios:

Publicar un comentario