Vancouvers

[Discografía] [Conciertos] [Prensa recortada] [Se fueron] [Imprenta]
Grupo madrileño de rock alternativo formado en 1988 por Marta Romero (voz y guitarra), Juan Santaner (guitarra y coros), Ángel Cubero (bajo) y Javier Olaz (batería). También formaron parte de Vancouvers durante su trayectoria Josema Martín (batería), José Niño Bruno (batería), Kiki Bruno (batería), Tony Torrens (batería) y Mike Mariconda (guitarra).

Llegaron a grabar dos maquetas de cuatro temas cada una entre octubre de 1988 y junio de 1989. Ese mismo año, participan en el Lp recopilatorio del sello Berman Internacional, ‘Esto solo es el principio’ con el tema ‘She’s not travel bound’. En esta colección de temas de los grupos que formaban la escudería Berman también aparecen Dama de Hielo, Turno de Noche, Pere Soto Grup, Rictus, Lo.Lops, D-Repente, X-Ray Pop y Clan.

En julio de 1990 editan, a través del sello Polar Records, ‘No particular place’, un trabajo grabado en los Estudios Aprilia (Barcelona), que contaba con el añadido de la frescura, el brío y la contundencia del primer intento. El resultado de todo esto: un disco mítico, relativamente ignorado, imposible de encontrar hoy día. Y todo ello a pesar de contener algunas de las mejores canciones que un grupo español ha compuesto nunca y de estar producido por Alex Chilton. En disco sencillo se extrajeron ‘Like a sick dog/Let it go’. Poco tiempo después Polar Records fue a la quiebra, desapareciendo así cualquier opción de promocionar el disco o darlo a conocer. Empezando así, la inextinguible maldición de los Vancouvers a lo largo de su historia.

A pesar de todo, ni las ganas ni el talento del grupo decrecieron y, dos años después, en 1992, graban ‘Quintessential’ para Mondo Sonoro, que fue producido por Mike Mariconda, y que participa de la misma calidad y sonido de los grandes del rock alternativo de esa época. Y de nuevo, además, surgen los consabidos problemas con la discográfica, que iban a sacar un Cd y un single promocional, pero al final la promoción fue costeada por el mismo grupo. Pese a haber grabado ya dos de los mejores discos españoles y de contener un talento abrumador que aún daría más frutos, seguían pasando igual de desapercibidos.

La leyenda se hará más grande en 1994, cuando Vancouvers, para evitarse problemas, crean su propia discográfica, Mojave Records, y publican quizá su mejor disco, posiblemente una de las grabaciones más fascinantes y satisfactorias que se han dado nunca en España, el disco ‘Assorted Cookies’. El sonido del grupo se regenera por completo, suenan más accesibles, limpios y comerciales que nunca, gracias a la escrupulosa producción de Paco Loco. Sin perder un ápice de su calidad y de su garra, cada una de sus canciones rebosa carisma, ganas e independencia. En disco sencillo se editan ‘Say you will wait/My Friends & I’, que no están incluidos en el Lp.

Al año siguiente se edita en Estados Unidos el single ‘Gotta shake it/Transatlantic friend’.

Tanta lucha, fundamentada en una irreductible autenticidad y un honesto amor por la música, culminará con su último disco antes de separarse, en 1996, ‘Up to you’. Crepuscular y reflexivo, pero con una producción de Scott McCaughey, les lleva por los mismos senderos de electricidad pulcra del disco anterior. Se trata de un álbum más reposado, menos furioso, y que continúa incluyendo canciones redondas que, en definitiva, era lo que mejor sabían hacer.

Lamentablemente, continuaron sumergidos en su propia burbuja, esa preciosa excepción de la que toda la prensa musical decía, una y otra vez. Y todo esto para definir otro disco de primer orden con canciones que llegan a la primera (aunque no a la manera de los singles) y que no buscan complejidades ni un sonido más maduro, sino simplemente crear música que toque la fibra, lo cual debería ser el objetivo principal de cualquier músico.

Cuatro discos fundamentales en un breve periodo de existencia, variados y diferentes entre sí, una calidad sorprendente y un reconocimiento que la prensa les negó desde el principio, a pesar de lo evidente de su calidad. Algo que probablemente tenga que ver a que nunca se adscribieran a ninguna moda o sonido pasajero que les hiciese merecedores de mayor atención.

Ese mismo año (1996), también ve la luz a través de Waco Records, un single compartido con el grupo Sangrientos en el que el corte elegido fue ‘Revoluttion’.

Sus temas formaron parte de numerosos recopilados: ‘Hey little child’ (Not the Singer but the songs: An Alex Chilton Tribute, 1991, Munster Records), ‘Queen bitch’ (That sounds like fun! Vol. I, 1993, Snap!! Tapes), ‘Gotta shake it’ (Brush your ears, 1994, Radiation Records), ‘Tempted’ (Any time, any ware, 1995, Rock Indiana), ‘King disaster’ (Planeta Indie, 1995, Alfa Delta), ‘Upset’ (Greatest Shit, 1995, Waco Records), ‘Reach out’ (Superclima, 1996, Caroline Records), ‘She’s alright’ (I wanna be a Real Kid! – A Tribute to the Real Kids, 1999, Spinning Top), ‘Transatlantic friend’ (Flamingo all stars, 2001, Flamingo Bar).

No confundir con el grupo malagueño formado en 2011 de nombre parecido: Vancouver Band.



Redacción NO80s. Reyes Sánchez
(Aportaciones: "Vancouvers. El mundo de la música está podrido - nº 79", Canal Youtube CAp0OnE)

No hay comentarios:

Publicar un comentario