May

[Discografía] [Conciertos] [Prensa recortada] [Se fueron] [Imprenta]
Banda rock toledana formada en 1978 por Fernando del Buey (voz y bajo) junto a sus hermanos José María Aramendi “May” (voz y guitarra) y Santiago Aramendi “Taito” (teclados), a ellos se une su amigo Ángel Ramos “Lupo” (batería). Todos ellos habían formado parte de otros grupos antes de unir sus talentos.

Fernando remonta sus inicios musicales a los años sesenta cuando formó parte del grupo de versiones (Los Brincos, Los Bravos, The Beatles, …) llamado Los Cazos. También pasó por un conjunto catalán, Mº Gema y Los Blackman (después Los Esclavos), y otros como Los Sonor, Angela y Los Krym o Los Jaguars (después Revolución 70 y Estructura) y como músico de acompañamiento de Ana y Johnny o Miguel Ríos. El “Lupo” estuvo en Scorpions (no los alemanes), Claxon e Impacto. “Taito” fue músico de Lina (vocalista de Simetría), cogió experiencia en Naturaleza y luego se cruzó con el “Lupo” en Impacto. Por último, “May” después de pasar por Los Grecos, coincidió con su hermano Fernando en Angela y Los Krym y Revolución 70.

May se forjó coincidiendo con la explosión de lo que se dio en llamar rock urbano, una banda con sabor añejo confrontada a los turbios manejos de la modernez militante, un rock sin etiqueta contra el imperio de la cresta. Sus cimientos hay que buscarlos en el rock de los setenta (americano y británico, principalmente) y la adaptación que aquello tuvo en territorio nacional a finales de los 70 y principios de los 80. Aunque no llegaron a alcanzar la cima, convivieron con la élite del momento, teloneando a grupos ya consagrados (o en fase de hacerlo) como Asfalto, Bloque, Leño, Barón Rojo o Miguel Ríos.

Sus influencias musicales fueron, sobre todo, Jimi Hendrix o los Cream lo que provocó que Fernando decidiera que ese era el sonido que quería para May, melodías basadas en los punteos de guitarra tan característicos de la época.

Ese mismo año realizan su concierto debut en las matinales de Cabañas de la Sagra compartiendo cartel con uno de los grupos punteros del momento, Asfalto. Antes de finalizar el año, el “Lupo” marcha a Alicante y entra el chileno Emilio Sumar (Lizard) en el puesto de batería. En ese momento Fernando y “May” dejan el micro para centrarse en el sonido guitarrero de la banda y entra Carlos Fernández, ex vocalista de Niebla. A principios de 1979, cuando sólo había estado dos meses en May, Sumar marcha a su país y lo sustituye Emilio Blanco (antes en Jericó y Kaputt).

El cuarteto empieza a tocar en todas las fiestas populares de Toledo y alrededores, con un repertorio de temas propios (‘Palabras’, ‘El tren’, ‘Kamikaze’ o ‘El vuelo del águila’) aunque siempre finalizaban con ‘I’m going home’ de los Ten Years After, alargando el sólo de guitarra final hasta los diez minutos de duración.

Después de enviar numerosas maquetas a productores y discográficas de todo el país, es en 1980, cuando Vicente Romero se fija en ellos y los incluye en un recopilatorio, ‘Viva el rollo Vol. 4 - Rock Mesetario’, publicado por su sello Chapa Discos (perteneciente a Zafiro), en el que comparten plástico junto al propio Mariscal Romero, Los Elegantes, Trilogía, Paracelso con El Gran Wyoming y Trafalgar. Los temas fueron ‘El trasvase’ y 'Apocalipsis'. Ambos cortes serían extraídos para ser prensados en 7”. ‘El trasvase’, tuvo un éxito fulminante al coincidir con el movimiento de concienciación ciudadana que se estaba desarrollando en Toledo en contra del Trasvase Tajo-Segura, llegándose a vender más de 10.000 copias sólo en la capital castellana y siendo radiado constantemente en Radio Tajo. Poco antes de la grabación, Carlos abandonaba la banda, por lo que se vieron obligados a volver a ser Fernando y “May” los encargados de registrar las voces.

El peso compositivo de la banda seguía recayendo sobre “May”, que para ese momento había creado temas como para publicar dos Lps, algo que no se produciría. Lo que si fue una realidad es que el grupo, aprovechando el tirón del single, hizo galas por toda España dejando temas francamente buenos: ‘El parque’, ‘Ciudadano Sánchez’, ‘El tren’ o ‘Toledo’ con muestra de ello.

Llegados al año 1984, “May” decide hacer un paréntesis en la marcha de la banda para crear un grupo de jazz de versiones de clásicos (en 1981 “May” ya formó parte del quinteto Imperial Tajo Jazz), que llamaron Tajo Jazz Trío, y que no eran otros, aparte de “May”, que Fernando como bajista y el “Lupo” a los parches.

En 1985, editan a través de Record 83 ‘El monstruo de Tacanana/El vuelo del águila’, un tema revival en clave de humor y otro instrumental, donde cuentan con las colaboraciones especiales de Miguel Bermejo (teclados y coros) y Mario del Castillo (coros). Fue producido por Mario del Castillo y May.

Al año siguiente, con un sonido más duro y actual, graban su tercer y último single ‘La basca es “gilipollas”/Héroe soñador’ (Record 83,1986), con la misma producción que el anterior y con la colaboración de Ángel René (teclados).

Durante 1986 el grupo está en su momento más activo, simultaneando conciertos como May y Tajo Trio Jazz, aparte de realizar otro tipo de bolos como cuando acompañaron a Vicky Larraz en calidad de teloneros durante la gira electoral del Partido Popular. En ese momento aparcan May para dedicarse en exclusiva al trío de jazz.

Ante la proliferación de reuniones de grandes grupos de los setenta que se dieron en aquel entonces, May vuelve a la carga con la misma formación que el grupo de jazz. Esto es debido por dos causas. La primera, de capital importancia, fue por el fallecimiento de Santiago Aramendi “Taito” en 1989, y la segunda, porque perdieron el contacto con el batería Emilio. La vuelta oficial de May se produce en septiembre de 1996 en el Parque Escolar, en un concierto que fue apoyado por su amigo Miguel Ángel Bermejo a los teclados.

Tras varios años dedicándose al jazz, y por iniciativa de Ángel, el grupo retoma el camino del rock y es en 1999 cuando editan a través de la independiente toledana Jenny Records, el sorprendente Cd ‘Los tres temores’, de forma autoeditada. Registrado en 1998, destaca la pieza ‘Toledo’, primera en la que Ángel presta su voz. Lo presentan en marzo de 1999 en el bar Pícaro. Como sucediera en épocas anteriores, cerraban los conciertos con ‘I’m going home’, aunque en esta nueva etapa lo iban alternando con el ‘Europa’ de Carlos Santana, otro de sus grandes admirados.

Con el comienzo del nuevo milenio sus apariciones en público son cada vez más esporádicas, aunque no menos recordadas, como la que hicieron en el Castillo de San Servando en septiembre de 2002 en la que estrenaron un medley con una dispar mezcla de grupos que iban desde AC/DC o Henry Mancini, pasando por la Emerson, Lake & Palmer o los Them. No obstante, llegan nuevas composiciones que, de igual forma, también destilan en directo: ‘Año 2001’, ‘La canción del verano’ o ‘En el vuelo de la paloma’.

En 2007 ve la luz ‘Contubernio Judeo-Masónico’, un trabajo autoeditado en toda su extensión, donde cuentan con la colaboración del teclista Diego Rubio un prestigioso músico de estudio que acompañará a la banda en el concierto del Círculo realizado el 16 de junio de ese mismo año. En este nuevo proyecto se aprecian pinceladas funky, destellos del pop más sesentero o incluso flamenco. Las letras de las canciones también son cien por cien May, sin perder ni un ápice el tono combativo de ‘El Trasvase’, ni la guasa y la sátira de sus postreras composiciones. Como manifestara el propio batería de May, "Este es nuestro penúltimo disco", algo que está por ver ya que, de momento, se quedaron aquí.

En el apartado literario, el grupo aparece en los dos libros publicados por Rafael Escobar: ‘Toledo, cinco décadas de música rock’ (Ediciones Covarrubias, 2010) y ‘Rock Urbano. El antes y el después’ (Lulú, 2015).



Redacción NO80s. Reyes Sánchez y Pedro J. Pérez.
(Aportaciones: grupo-may.com, abc.es, Rafael Escobar en ‘Toledo, cinco décadas de música rock’, Youtube Laluzdetuvoz1)

No hay comentarios:

Publicar un comentario