Crimen Perfecto

[Discografía] [Conciertos] [Prensa recortada] [Se fueron] [Imprenta]
Sin duda uno de los grupos más atípicos e inquietantes de principios de los años ochenta fue el ovetense Crimen Perfecto.

Su creador y mantenedor, durante la no excesivamente prolongada vida del grupo, fue Roberto Alonso, a quien encontraremos también en Paso de Cebra y en Salón Dada. En 1981, Roberto, que estaba integrado en la primera formación de Paso de Cebra, tuvo la feliz idea de crear un grupo paralelo al suyo. Roberto pensó en participar en el Primer Concurso Pop-rock Ciudad de Gijón.

Antes de tener los miembros del grupo ya tenia el nombre, Crimen Perfecto. “No me cabía la menor duda, era un nombre perfecto, pero necesitaba músicos. EI primero que encontré fue Patxi Irigaray, que después pasaría a Suybalen y Terlenka, y más tarde a La Raza del Ático. Prácticamente no sabia tocar y no era algo que me preocupase.

Lo que realmente me interesaba era que estaba de acuerdo con el concepto musical.

Para la batería acudieron rápidamente en busca de Manolo Brun, y como cantante encontraron a un chaval de Sama de Langreo que no había cantado nunca pero que tenia muy buena imagen. Pepe, así se llamaba el vocalista, fue todo un descubrimiento. Así fue como este personal se puso a ensayar hasta la llegada del concurso. EI primer día de actuación lo hicieron con la tropa anteriormente citada, pero al pasar a la final, Roberto pensó que tendría que cambiar algunos músicos si querían quedar entre los primeros puestos.

Así que el día de la final se presentaron con Pepe Albella (miembro en aquel entonces de ERF y luego de Salón Dada) a la batería y Manuel Vallina (de Paso de Cebra) al bajo; Pepe a la voz y Roberto a la guitarra consiguieron todo un éxito, un estupendo tercer puesto, por detrás de Modas Clandestinas y Equos.

Como consecuencia del premio grabaron un disco compartido con el grupo Equos para la independiente Arrebato, registrado en los Estudios Norte de Gijón con Pedro Bastarrica a los mandos. Para ello contaron con la colaboración de Jesús Naves (miembro de Nivel K) a los teclados. EI disco se grabó a una velocidad hipercósmica: diez horas, con mezclas y bocadillos incluidos. Las canciones fueron: su gran éxito '42 niños muertos' y 'Canción de amor'.

Esta formación no duró demasiado tiempo. Pepe, el cantante era “muy inconstante y no acudía a los ensayos”. Decidieron dar paso a otro cantante, Alejandro Céspedes, que con el transcurrir del tiempo llegaría a ser un poeta de prestigio. También duro poco. EI último vocalista seria Juan Luis Fuente (miembro de ERF), que posteriormente tocaría con Felipe y Botamino y sería mas conocido como periodista que como cantante. La caja de ritmos cubrió el espacio vacío dejado por el batería.

Con esta formación dieron varias actuaciones, hasta que el grupo no pudo soportar tantas entradas y salidas. La disolución del conjunto sirvió para que parte de sus componentes pasaran a integrarse en el proyecto Salón Dada. Eso ocurrió en 1982.



Redacción NO80s
(Aportaciones: "Tiempos Nuevos, Tiempos Salvajes" de Enrique Bueres-Colección Asturias SIJ del Norte, 1991)

No hay comentarios:

Publicar un comentario