Pachuco Cadáver

[Discografía] [Conciertos] [Prensa recortada] [Se fueron] [Imprenta]
Foto: Mariví Ibarrola
Pachuco Cadáver fue una extraña y refrescante "anomalía" en el panorama musical madrileño de los primeros años 90. El dúo formado por los argentinos Guillermo Piccolini (teclista, ex-Toreros Muertos) y Roberto Pettinato (voz y guitarra, ex-componente del grupo argentino Sumo).

Proponían un extravagante y original cóctel musical salpicado de guiños psicodélicos (Syd Barrett), fanfarrias sintéticas marca Residents, humor marciano, dadaísmo canterburyano (de Daevid Allen a los primeros Soft Machine), martilleos de piano a lo John Cale/"I'm Waiting For The Man", resacas de Captain Beefheart (empezando por el propio nombre de la banda) y, por encima de todo, pop: un viaje sonoro a través de la iconografía pop que va de los Beatles a la new wave pasando por Andy Warhol, las aventuras televisivas de Batman o los B-52's.

Pachuco Cadáver nació en Madrid en 1989-90. Al principio sólo como una reunión anecdótica: un grupo inexistente y circunstancialmente diseñado para una sola noche emulando al mismo tiempo a los Residents y a los Blues Brothers. Varias actuaciones, ensayos teóricos y elucubraciones varias después, Pachuco Cadáver había consolidado un repertorio insólito y fascinante con una instrumentación tan mínima como eficaz y autosuficiente: caja de ritmos, teclado, MS-20, guitarra y voz con la complicidad del saxo invitado del también argentino Willy Crook.

Tras publicar un primer álbum a finales de 1990 en el recién creado sello Triquinoise (el sorprendente '3 huevos bajo tierra', incluyendo una versión de 'I'm The Fly' de Wire y un 'Sunshine Of Your Love' de Cream absolutamente enloquecido), Pettinato vuelve a Argentina dejando al grupo en estado de semi-congelación, sólo activo con los conciertos que en aquel año 91 dieran con la incorporación del ex-Derribos Arias Alejo Alberdi a la guitarra y con Piccolini asumiendo las voces.

Finalmente, y a caballo entre los dos países, el dúo original vuelve a grabar publicando en 1992 un segundo álbum llamado 'Life in la Pampa'. Un disco aún más ecléctico que el anterior y quizá menos inspirado.

Un año más tarde Piccolini volvía también a Argentina y al mismo tiempo Pachuco Cadáver dejaban definitivamente de existir. Ese mismo año de 1993 aparecían en el recopilatorio de su disquera Triquinoise en 'Déficit' con el tema 'Un trozo de tarta', del mismo modo que en el 94 'Oceans' se incluye en 'Zona de Obras. Música independiente nº 1. Triquinoise', de la mano de Zona de Obras.

Casi diez años después, Guillermo Piccolini tiene en activo su propio grupo con el nombre de Venus (acompañado entre otros por su mujer Marina Olmi). Pop, new wave levemente actualizada y su permanente acento psicodélico, son los ingredientes de un primer álbum aparecido en 1999.

En mayo de 2012, el dúo original, con ayuda de Gillespi en trompeta y sintetizadores, Sr. Flavio (famoso integrante de Los Fabulosos Cadillacs) en bajo y su hijo, Astor Cianciarulo en batería, regresa a Buenos Aires para una serie de conciertos y gira por el país. El 5 de mayo, fue el batacazo inicial, en el teatro porteño N/D Ateneo, que contó con Skay Beilinson como único invitado para tocar en «Happy fly». La gira continuó en junio por Santa Fe y Rosario, para regresar en agosto a Buenos Aires, esta vez en Niceto Club.



Redacción NO80s
(Aportaciones: F. Metamars experimantaclub.com, Ruta 66)

No hay comentarios:

Publicar un comentario