Potato

[Discografía] [Conciertos] [Prensa recortada] [Se fueron] [Imprenta]
Nacieron hacia 1984 en Vitoria, Álava. Son, sin duda, los representantes más duraderos del reggae hecho en nuestro país. A lo largo de su carrera, cambios de formación, estilo y compañía les han convertido en lo que son hoy por hoy: un combo extraordinario en directo que muestra en sus álbumes una pasión desbordante por los ritmos jamaicanos.

"El grupo empezó alrededor de un bar que se llamaba, y se sigue llamando, Ardo Ona. Es un bar en el que, fundamentalmente, se escuchaba reggae y ska. Allí nos reuníamos gente que escribíamos poesía, cuentos, relatos cortos. y, por otra parte, era un lugar donde se reunían muchos músicos de grupos como Ertzainak, La Polla y orquestas. Con los miembros de una de estas orquestas entablamos conversación y nos propusieron que pusiésemos letras a unas canciones que estaban haciendo. Esta música era totalmente nueva en Vitoria, ya que la trajo Oki, que venía de pasar una temporada en Londres. Era el ska y el reggae (Skatalites, Special, Cimarrons.)".

Así, de un modo tan ocasional, Potato vino al mundo a mediados de los 80. Su carrera discográfica no tardó en aparecer. Su primer lanzamiento fue un álbum compartido con Tijuana in Blue "porque ninguno de los dos grupos teníamos suficientes temas para sacar disco en solitario, pero la frescura y lo novedoso de la música que tenía hizo que se apresurara de esa manera. La verdad es que fue un éxito: en el primer año se vendieron catorce mil copias de ese disco, una cifra bastante respetable por aquel entonces". Más adelante el grupo pudo presumir de tener el primer lanzamiento protagonizado sólo por su nombre: "salió al año siguiente. Se llamó 'Punky reggae party' y fue un disco de canciones muy buenas, pero todavía no teníamos pillado el sonido de estudio. También se vendió muy bien. Con este disco nos consolidamos en el directo y empezamos a hacer bolos más serios en cuanto a equipos de sonido, instrumental, escenarios, etc."

Había nacido el "mundo potato", un universo mestizo que, desde Euskadi, cruzaba el mar dando saltos. La demanda de su música era tal que, entre álbum y álbum, se lanzó un maxi de tres temas, "una versión del 'Punky reggae party' de Bob Marley, 'Para calentar' y, sobre todo, 'Rula', una canción que sacó al grupo del ámbito del estado español para volar hasta países de Sudamérica. En Perú llegó a ser número uno por delante de Michael Jackson y demás figurones". Su discografía se ampliaba unos meses después con "Erre que erre", "un doble juego de palabras en el que expresábamos que el grupo seguía adelante tras la reestructuración que tuvimos y que seguíamos fumando ('erre' en euskera). Seguíamos vendiendo ocho o nueve mil copias y hubo un momento en el que estuvimos a punto de dar el paso a la profesionalización. Tuvimos ofertas de managers importantes y empezamos a cobrar hasta un millón de pesetas por actuación".

Sin embargo, aquello tuvo que esperar. Los cambios de formación no impedían el trabajo en estudio, pero sí una evolución lógica y medianamente controlada. "Crónicas de puerto sin más", el quinto trabajo de la banda, tuvo problemas a la hora de defenderse en directo por una "espantada" no controlada de uno de sus miembros más relevantes por entonces. Aquél, como el siguiente "Plántala" (ya estamos en 1995), fueron discos marcados por la ida y venida de músicos y por continuos cambios en las misiones que cada uno de ellos tenía dentro del grupo. "Para muchos, éste es el mejor disco de Potato. Suena a reggae con la incorporación de la nueva base y la mano técnica de Derek Demondo, un ingeniero de sonido traído desde Inglaterra. Curiosamente se vendió poco, pero ese verano nos hinchamos de hacer directos. En el otoño, como suele ocurrir en todos los otoños, grandes cambios: Julen quería hacer cosas nuevas sin arrastrar la historia de Potato y, con Oki y la base, crearon Arawak".

Más idas y venidas, más conciertos en directo con formación novedosa, más espíritu de reggae que traslucía a través del humo denso de la marihuana. "Pko original" (97) "supuso la recuperación en cuanto a ventas y volvieron a llover los bolos. También nos apareció la oferta para grabar un disco en directo". Aquel sería "Directo, directo". "Este disco se publicó en enero del 2000 y para su preparación y ejecución se volvió a recuperar la base del 'Plántala'. Fue un trabajo de local de ensayo de cerca de dos meses, en los cuales se seleccionaron las canciones que creímos más idóneas. Se pretendía hacer un reflejo de la historia de Potato. Se grabó en dos directos en la sala Bikini de Barcelona y salió con el sello de Soviet Records. Se vendieron las seis mil copias de inicio y hemos estado dos años a tope de bolos y ahora volvemos a empezar. Lo que debería haber sido el último acto, sobre todo por la presión de los bolos, nos hizo empezar a plantearnos que igual había que hacer algo".

Ese "algo" se ha concretado en ".como en sueños", el nuevo álbum de los gasteiztarras.

El nuevo álbum "ha sido producto de la negociación con Maldito Records y se ha editado en mayo de este año. Esta negociación ha precipitado la grabación del álbum que, en principio, nos planteábamos grabar tranquilamente en el estudio que para ello estaba montando Timoteo Ozaeta, batería original, fundador de la banda y actual técnico de sonido. Este disco supone también la confirmación de Begoña Bang-Matu como cantante, prácticamente un miembro más de la banda. Es un disco de canciones no de un estilo concreto, aunque en algunos cortes mantiene la marca de Potato ('El rey del lío'). La mayoría de las letras son de Pko, alguna de Begoña y las músicas de Javi Flores, Pity (Carlos Blázquez), y Willy (José Luis Granados). Tiene canciones en euskera, inglés y castellano. En fin: muy variado, como es el directo actual de Potato, con cuatro cantantes y una banda con un sonido consolidado dado que llevamos muchos años tocando juntos".

Aunque pueda parecer lo contrario, las abundantes variaciones en el seno de la banda no han evitado que exista un centro neurálgico dentro de ella: "Pko es el que lleva desde el inicio, Ozaeta está ahí como técnico, Nando Arrieta lleva ya diez años e Iñigo Arrieta siete. La base ha estado en la fase del 'Plántala' y desde la grabación del 'Directo, directo' están Javi Flores como trompeta y cantante, con Begoña Bang-Matu y la incorporación de Javi Arteaga (teclista) y Laura Ortega (coros y voz en el disco y en el directo)".

Formación abundante y especializada, esencial cuando se quiere revivir y readaptar la música esencial de la isla jamaicana. "Básicamente hacemos reggae y ska, que ya de por sí son bastante variados. Pero también nos hemos atrevido con entradas en el blues ('Blue ska' y 'One for daddy') y en una composición de Willy que es un tema reggae con un toque jazzy ('Despertar'). Lo que queremos conseguir es que sea un minifestival de reggae variado y divertido".

".como en sueños" se grabó en los estudios 008 de Ozaeta en poco más de un mes. "Hicimos un previo de seis temas que gustaron a la compañía y el resto del trabajo unos meses antes de la grabación. Ha habido colaboraciones, como la de Iñaki Ortiz (cantante de Betagarri), los coros de Eztanda Norte y la trompeta de Rubén Salvador, ocasional colaborador en los directos". La aportación del nuevo trabajo a la discografía de Potato es cifrada por la banda en "ideas nuevas con letras hasta de amor, cosas frescas, distintas.". El álbum incluye también dos versiones: "'The harder they come' de Jimmy Cliff y 'One for daddy' de Nat Aderley. Funcionaban muy bien en los directos de la última temporada y nos parecía que tenían que estar".

Las letras del grupo, presentadas en diversos idiomas, son definidas por ellos mismos como "de amor, compromiso, divertidas.", y suponen una carga importante dentro de los directos de la banda. "Lo nuestro es el directo y esperamos que funcione como hasta ahora. Hemos hecho varias presentaciones, tenemos bolos en cartera y estamos abiertos a trabajar con los managers que nos llamen, aunque a través de Maldito se puede canalizar nuestra contratación directamente", señalan.

Dado el tiempo en el que el grupo ha marcado vigencia, su opinión sobre los cambios y transformaciones de las últimas décadas en lo referente al espacio musical resultan de lo más autorizadas: "Es verdad que ahora todo está mucho más crudo. El grande se come al más pequeño más ferozmente. Por desgracia, ya sabemos lo que vende. Nosotros a lo nuestro. Aun así hemos observado una evolución en Vitoria en cuanto a la proliferación de locales con música en directo".

El grupo, como otros de su ambiente, no ha dudado en ocasiones en ampliar su radio de acción moviéndose con naturalidad por países europeos. "Hace tiempo que no salimos porque supone una organización y disponibilidad que no siempre nos podemos permitir. Pero solemos salir a Francia y siempre hacemos cosas por ahí", comentan sobre su actividad actual. Con todo, una historia tan larga y tan prolífica no puede producir, en el mundo en el que vivimos, más de lo que se puede esperar de ella. "Nosotros pensamos seguir tocando con tranquilidad, seleccionando un poco los sitios, mejorando las condiciones técnicas, alimentarias y poco más. Si hay ideas y ganas. adelante".

Redacción NO80s

No hay comentarios:

Publicar un comentario