Tiburón

[Discografía] [Conciertos] [Prensa recortada] [Se fueron] [Imprenta]
Tiburón fue un grupo formado en 1982 en La Barca de la Florida, un pequeño pueblo de la provincia de Cádiz, cerca de Jerez. En los polvorientos años en los que grabar un disco era una proeza y la edición del propio vinilo era sinónimo de garantía de calidad, ellos debutaron con un trabajo que dibujaba detalladamente su árbol genealógico.

Eran epígonos de Leño y un claro paradigma del enorme magnetismo e influencia que ejerció la admirada banda de Rosendo sobre sus coetáneos. Tiburón publicaron su debut en 1983 con el siguiente equipo titular: Pedro Gago (guitarra y voz), Fernando Rodríguez (bajo y voz), Francisco Sánchez (guitarra) y Alfonso Castro (batería). Un álbum de rock diletante bautizado con el inequívoco nombre de “Rock de pueblo” en el que las composiciones y la guitarra recuerdan vívidamente a la guitarra rasposa y las piezas poco condescendientes con las que Rosendo dio forma al debut discográfico de Leño en 1979.

Su puesta de largo se produce cuando se presentan en la Plaza de Toros de Sanlúcar de Bárrameda (Cádiz). Los que contemplaron el acontecimiento local, pudieron presenciar un espectáculo memorable a base de rock, lleno de creatividad y rebosante de fuerza , Tiburón nacía rugiendo como una fiera.

Tiburón fue un grupo que se caracterizaba por la potencia y precisión de su ritmo lleno de creatividad mezcla de rock sinfónico con toques de jazz y raíces andaluzas. Agitado todo ello es un coctail cargado de mensaje.

'Rock de Pueblo' fue su primer trabajo que publicaron en 1983 con los temas ‘El político’, ‘Buscando la verdad’, ‘Rock del pueblo’, ‘El viejo del acordeón’, ‘Es difícil’, ‘Necesito’, ‘No’ y ‘No voy a cambiar’.

En 1987 editan con Tuboescape Records el Lp 'Amo la ecología'. Era la continuación natural de su debut, aunque con un sonido mucho más pulcro, composiciones más pulidas y menos desaliñadas, reducción del espacio para los largos desarrollos instrumentales a pesar del protagonismo de una guitarra peleona y omnipresente que coloreaba cada surco del álbum. Todo suponía un gigantesco salto cualitativo respecto a su primera entrega. El disco recoge muy fidedignamente la divulgación de la conciencia ecológica, una sensibilidad sobre la naturaleza y el planeta Tierra hasta entonces inédita o presentada demasiado filosóficamente como en el caso de los metafísicamente apesadumbrados Bloque. Ahora nos resulta inconcebible, pero la vindicación verde y el activismo ecológico como lo entendemos en la actualidad era o exótico o inexistente.

Defendían una sonoridad hermanada con el rock urbano, muy en la línea de los grandes maestros Asfalto (que unos años antes habían presentado los principios fundacionales entre el rock y la ecología con el single 'La paz es verde') y Topo ('Amo la ecología' recuerda permanentemente al LP 'Ciudad de Músicos', de 1986). La banda gaditana fluctuaba entre lo bucólico y lo hippy ('Amo la ecología', 'Dónde estás'), lanzaba atemporales proclamas antibelicistas ('No a la guerra'), ensoñaciones utópicas y deseos de disturbar pacíficamente el orden de las cosas ('El odio no debió nacer', 'Hay que intentarlo'), escribía metaliteratura rockera ('Sí al rock'), saldaba con escupitajos explícitos la consideración que le merecían los arribistas de la democracia ('El político'), elogiaba lo rural como contrapunto del argumentario urbanita.

El grupo grabó dos discos mas que nunca llegaron a ver la luz: 'Rockero de la paz' y 'Soy un calvo con melena'.

A pesar de su corta carrera, esta banda consiguió hacerse un hueco en la memoria colectiva rockera de este país.



Redacción NO80s
(Aportaciones: efeeme.com, Canal youtube guitarsaurio)

No hay comentarios:

Publicar un comentario