Exit

[Discografía] [Conciertos] [Prensa recortada] [Se fueron] [Imprenta]
La noche de San Juan de 1984, después de cuatro años juntos y una traumática ruptura, fue la fecha en la que Los Reflejos pasaban a la historia. Tres de sus miembros, Agustín Villafáñez y Luis de Castro (batería y guitarra) y Juan Egido, que se había incorporado al bajo en los últimos meses, buscaban, en los chiringuitos de Las Moreras, alivio para las tensiones de los últimos días. De allí salieron, tras levantar sus vasos de plástico ante la hoguera, decididos a emprender juntos el siguiente viaje.

Partiendo de las personales querencias musicales de cada uno, (Beatles, Jam, Cure) e inspirados por los sonidos de los nuevos grupos británicos que iban apareciendo, (Style Council, Smiths, Echo & the Bunnymen, Chameleons, etc.) se plantearon como primera medida buscar un cantante.

Aunque el mercado no andaba muy sobrado, se presentaron algunos aspirantes. De todos ellos el mas significativo fue "El Viudo", quien llegó a cantar con ellos durante un par de meses, antes de pasar a formar parte de la Coca Band. Cuando la búsqueda comenzó a hacerse obsesiva, se sometieron ellos mismos al casting, y resolvieron que fuera Juan quien, además del bajo, se ocupara de la voz.

Pasaron meses encerrados en el local de ensayo componiendo, al tiempo que seleccionaban los temas mas afines a las capacidades vocales de Juan. La mayor parte de las canciones surgían del trabajo conjunto de los tres, mas las aportaciones de Juan y Luis en las letras y arreglos.

Durante ese tiempo un nuevo miembro se sumó al grupo, Juanra, que se ocupó del bajo; lo cual permitió que Juan se centrara de lleno en la voz y en puntuales refuerzos guitarreros.

Al año siguiente, Exit se presentaba en Hilario's con un vibrante concierto ante un público entregado, formado mayoritariamente por viejos colegas de su promoción. Los Hermanos, Bajo el Volcán, El Extranjero, Pasajes nocturnos etc. Sonaron por primera vez, junto a una versión en castellano de Three imaginary boys de The Cure.

Durante los meses siguientes se sucedieron los conciertos por los acostumbrados locales de la ciudad y alrededores. Empezó a hacerse habitual en sus actuaciones ver a los reducidos colectivos mods de la ciudad coreando el 'In the city', como tributo a los Jam, con el que solían finalizar sus conciertos.

Grabaron su primera maqueta con Manolo Perdido, en la que aparecía 'Falsas oportunidades', primer tema generado en la nueva etapa. Más tarde, durante la aventura de Standar Oil, grabarían dos temas mas: 'Bajo el Volcán' y 'Buena Suerte Amigo', para la maqueta 'Cuántos sonidos caben en una ciudad', editada por dicho colectivo.

Poco a poco, las incesantes corrientes musicales provenientes del exterior, fueron influyendo en exceso a alguno de los miembros, provocando desconfianzas al entreverse un exceso de personalismo que podría llegar a alterar el rumbo musical que el grupo se había trazado... Los enfrentamientos personales no tardaron en aparecer.

En el verano del 86, Agus abandona el grupo para pasar a formar parte de Bit 32. Tres años antes, había empezado a dar clases de batería a un peculiar niño que apareció por el local, con sus baquetas bajo el brazo, que inmediatamente fue adoptado por el grupo. Nilo Gallego tenía doce años por entonces. Todos los días, bajo la disciplina de Agus, acudía una hora antes al ensayo y practicaba. Luego, sentado en un rincón del local, observaba con ojos escrutadores, aprovechando los descansos para sentarse sigilosamente a los tambores y obsequiarles con alguno de sus delirantes solos. Nilo aceptó cuando le propusieron ocupar el puesto de su maestro, y una semana más tarde debutaba con el grupo en los conciertos de Ferias de la Plaza Mayor.

Durante las semanas siguientes, prácticamente dedicadas a conciertos, tuvo ocasión de mostrar su perfecta integración, así como los primeros destellos de su personal y caótica creatividad. La banda seguía funcionando, aunque en el fondo, ajeno a todo esto, latía un ligero desencanto. La llegada de Nilo refrescó algo el ambiente, pero en el núcleo del grupo pesaba la marcha de Agus.

Fue en estas condiciones, cuando el trabajo continuado del grupo comenzó a dar los primeros frutos: conversaciones con algunos sellos independientes, que se mostraron interesados en publicar sus trabajos; propuesta de mini gira nacional... Incluso su música podía escucharse en la radio: Bajo el volcán sonaba en Radio 3 de la mano de Rafael Abitbol. Había razones para seguir luchando.

Concentrados de nuevo, mientras preparaban, con Juan Carlos Martín, una versión con arreglos de cuerda de 'Los hermanos', surgió un nuevo contratiempo: Debían abandonar el local. Presionados por los compromisos pendientes, comparten espacio con Sociedad Anónima, donde, apenas instalados, les llegó la noticia de la inmediata incorporación de Juanra al servicio militar. En ese momento la situación se tornó crítica. Desubicados y desmotivados, los tres supervivientes tienen que abandonar todos los proyectos ya en marcha y decidir sobre su futuro.

Nilo, sin perder contacto con el grupo, comenzó a colaborar con Predestinados, Últimos resquicios, etc. Mientras, Juan y Luis, después de intentar sin éxito publicar sus últimos trabajos, deciden disolver el grupo.

Redacción NO80s
(Aportaciones: valladolidwebmusical.org)

No hay comentarios:

Publicar un comentario