Sangre Cristiana

[Discografía] [Conciertos] [Prensa recortada] [Se fueron] [Imprenta]
Cuarteto barcelonés de rock siniestro formado a principios de los ochenta por Ernesto Giménez (voz), Sebas Montesinos (guitarra), Miguel Serrano (bajo) y Fito (batería).

De aspecto gótico o after-punk, tenían un estilo musical semejante a The Lords of The New Church o los mismísimos Parálisis Permanente.

Llegaron a tocar en la famosa sala 666 de Barcelona, y no dejaron a nadie indiferente, tanto por su look como por su directo.

A los pocos días, sus temas empiezan a oírse en Radio 3 (debido a que un periodista de esta emisora grabó la actuación) y, como consecuencia, a labrarse un nombre en el circuito de conciertos de su zona. En cuestión de seis meses traspasan fronteras y su música llega a ser bastante conocida en tierras galas. Es ahí donde coinciden con un conjunto belga llamado La Muerte, que poseen una discográfica independiente llamada Soundwork. Inician una negociación para grabar un disco con ellos. Ilusionados ante tales expectativas, le proponen a Ana Curra que colabore en dicha grabación. Curra escucha las demos del grupo y acepta viajar con ellos a Bélgica.

El sello Grabaciones Góticas se encarga de plastificar los dos primeros temas del grupo ('Santos Inocentes' y 'La Profecía') en un recopilatorio titulado '6 Nuevas bandas catalanas', en el que también intervienen los grupos Avant Dernières Pensées, Buildings, Donación Agnelli, Los Humillados y Ai Las Tibet.

En septiembre de 1986 parten hacia Bruselas a grabar lo que hubiera sido ese primer disco, pero debido a los problemas técnicos y las condiciones de la compañía belga, que no acabaron de convencer a la banda, sólo se queda en una maqueta de cuatro temas: ‘Santos Inocentes’, ‘Sangre Cristiana’, ‘Recuerdas’ y ‘La condena’.

De vuelta en España, deciden producirse ellos mismos el disco. Se buscan fechas en estudios de la zona y se regraban los cuatro temas más uno nuevo, ‘Dame una prueba’. Ana colabora con ellos de nuevo en la grabación.

Estamos ya a principios de 1987, y Sangre Cristiana sigue actuando en directo, tanto en salas nacionales como internacionales, en busca de una discográfica que les asegure un mínimo de resultados.

La cosa se pone difícil pero al final una pequeña compañía barcelonesa llamada Justine les ofrece y asegura una distribución a nivel nacional. Una de las condiciones que les piden es que cambien el nombre del grupo debido a que Sangre Cristiana resultaba demasiado conflictivo para los años 80. Es entonces cuando el grupo decide sustituir Sangre Cristiana por El Último Eslabón, el título de uno de sus temas, aunque realmente la formación siempre fue la misma. Ya como El Último Eslabón registran el Mini-Lp ‘La condena’ en 1987.

En Octubre de 2013 se produce el triste fallecimiento de Sebas Montesinos, también conocido como S. Delaware Munsee. Tan sólo dos meses después el emergente sello madrileño Tres Calaveras publica un disco que aúna la demo en Soundwork de 1986, completamente inédita hasta el momento, junto al Mini-Lp ‘La condena’ (Justine Records, 1987). Se trata de una edición limitada y numerada de 500 copias en vinilo transparente magenta. El disco lo dedican a la memoria de su guitarrista, Sebas.

La banda hubiera podido tener una carrera brillante si hubieran nacido en otro tiempo y en otro lugar. Podrían haber llevado el legado de Parálisis Permanente a un nivel estratosférico, remozando su sonido y añadiéndole un glamour y una elegancia (algo que de lo que estaban más que sobrados) que la inmortal banda madrileña cultivó solo en algunos momentos. Sus brillantes teclados, sus bajos electrizantes, sus ritmos adictivos… todo lo tenían a su favor, pero no pudo ser.



Redacción NO80s. Pedro J. Pérez / Reyes Sánchez
(Aportaciones: barcelonarock80s.blogspot.com, mentenebre.com, Facebook Tres Calaveras, Canal YouTube ColdWindsBlow)

No hay comentarios:

Publicar un comentario