Néctar



Cuarteto gijonés formado en 1981 por Julio Suárez (voy y bajo), Nacho Villaverde (guitarra), Juanjo Díaz (guitarra) y Javi Menéndez (batería).

Cegados por Nacha Pop tachados, no sin ciertos matices, de mods, este grupo se forjó a lo largo de los últimos meses de 1980 pasando por él varios guitarristas procedentes de bandas seminales hoy relegados al olvido: 091, Últimos de Filipinas, Los Indecisos o unos primerísimos Los Locos.

Alrededor de abril de 1981, Julio, Juanjo y Javier encuentran un guitarrista que encaja en sus postulados sonoros, Nacho Villaverde. Aquí está la formación definitiva de Néctar. Todo el peso compositivo caerá Julio, un peculiar individuo, confeso amante de The Beatles, quien sufrió un shock creativo cuando conoció la música de los madrileños Nacha Pop y su recordado ‘Antes de que caiga el sol’. A partir de ahí, ese sería el santo y seña de Néctar.

La imagen típicamente nuevaolera les hizo encontrar pronto su pequeño hueco en la escena gijonesa. Era un grupo nuevo, un cambio generacional que pronto tomará relevancia en la música asturiana y aun en la de toda España.

La historia de Néctar es la de tantos otros grupos que deben luchar contra corriente, contra heavies y sinfónicos que aborrecen los temas de dos o tres minutos. En más de una ocasión salieron decepcionados y airados del escenario ante públicos hostiles. Otras recibieron los mejores aplausos del respetables, como cuando fueron a tocar en 1982 a Bilbao a la final del concurso Don Domingo. No ganaron pero salieron del evento dignamente, ante un abundante público que supo reconocer su valía.

Quizá no supieron venderse, quizá tampoco lograron encontrar un manager que les guiase y promocionase, hasta que en 1984 les entró la fiebre de “quiero tener un grupo paralelo”, y mientras Javi abandona la música, Julio forma Asociados. Nacho y Juanjo harán lo mismo con Vª Columna.

La rutina y la evolución personal y musical de los componentes de Néctar acaban con el grupo, rozando los últimos concierto por el año 1985. Por entonces, se había formado una escena “mod” real que no asumió Néctar como referente. Injusto o no, queda para la pequeña historia local el recuerdo de un grupo que no es que se adelantase a su tiempo sino que, simplemente, vivió el presente musical que les había tocado en suerte mientras la gran mayoría se agarraba con uñas y dientes a un pasado que era eso: pasado. Y es que Néctar era el vivo ejemplo del espíritu pop de los inicios de la década.

Redacción NO80s
(Aportaciones: Rafa Balbuena)

No hay comentarios:

Publicar un comentario